jueves, 27 de agosto de 2020

"El Clan de los Martes" (Balneario de Panticosa)

Hace unos años, junto con un amigo, nos plantamos en el Balneario de Panticosa con "ojos de aperturista", buscando posibles líneas de escalada. Por supuesto que ya conociamos la zona como excursionistas, pero nunca habíamos escalado allí. La verdad es que no nos convenció, pues las paredes eran discontinuas y no acababan en ninguna cima, sino que casi todo eran resaltes rocosos mezclados con repisas de vegetación. Poco después, el colectivo "Sendero Límite" empezó una intensa y acertada labor aperturista, que se ha traducido en varias decenas de vías que han convertido el lugar en la "Meca" de la escalada de placer en el Pirineo. 
 
Algunos conocidos nos insistían en que abriesemos nosotros algún otro itinerario, pero no lo veíamos claro, porque no nos atraía la idea de equipar una línea paralela a las ya existentes. Este mes de julio, cuando fuimos a hacer una de las últimas vías abiertas en la zona, tuvimos que aparcar a la entrada del Balneario, de tal forma que pudimos fijarnos con detalle en el Barranco de Arnales, que no es visible cuando aparcas cerca del Refugio Casa de Piedra. La pared situada a la derecha (izquierda orográfica) presenta unas placas alternadas con algunas repisas, que parecían atractivas y que estaban vírgenes. Así que nos acercamos a mirar de cerca y decidimos probar. El resultado ha sido una vía que asciende en diagonal, de dificultad moderada, pero que tiene su encanto por la originalidad del sitio.
 
 
En la parte final no hemos seguido el curso del barranco y hemos salido hacía arriba porque el terreno se complicaba y la calidad de la roca era mala. A pesar de ello, han salido 7 largos y 280 metros de escalada. Todos los largos son "majos", excepto el sexto, que transcurre por una canal con tierra y bloques, y donde hay que tener cuidado a pesar de ser fácil.

La aproximación es corta. Son unos 10 minutos desde el coche, según se detalla en el croquis adjunto.
 
 
L1: 40 metros. Subirse a un gran bloque próximo a la pared, incorporarse al muro (paso de V) y seguir por una roca excelente, aunque con algo de líquen (IV)
L2: 50 metros. Es el largo más difícil de la vía, pues tiene dos resaltes de V+ (o A0). El resto puede ser IV.
L3: 50 metros. Largo fácil (III+) que va casi en horizontal hasta que en la parte final sube un poco.
L4: 50 metros. Largo con tramos de escalada en placa muy bonitos, que tiene un paso de V/V+ y el resto puede ser IV grado.
L5: 40 metros. Superar un primer resalte, llegar a un árbol con un cordino y seguir hacia otro segundo resalte. IV grado.
L6. 25 metros. Descender un poco desde la reunión. Asegurarse en dos árboles con un cordino y cruzarse a la izquierda, para subir por los bloques. La entrada a la reunión es por una pendiente a la derecha. II/III grado. Cuerda fija al final.
L7. 25 metros. Quizás el largo más bonito de la vía, aunque todavía tiene algo de tierra en la parte final. Hacer reunión en un árbol grande, aunque también se puede subir unos 5 metros más hasta otro árbol con una buena repisa. IV+.
 
La vía se hace rápido y en unas dos horas se puede acabar sin problemas. Material: 14 cintas, preferiblemente largas. Llevar cuerdas de 50 metros. Si alguien va con cuerdas de 40 metros, tampoco hay gran problema, porque en los largos de 50 metros se pueden montar reuniones intermedias en árboles, o salir ensamble. Todas las reuniones son cómodas.

Como todos los largos se hacen en diagonal, las reuniones están protegidas de posibles caidas de piedra. Solo hay que tener cuidado si nos encontramos con barranquistas haciendo el descenso del barranco, porque a ellos si les podriamos tirar alguna piedra.

Descenso: subir por un tramo de cueda fija y luego continuar con tendencia a la izquierda, aproximándose al borde del barranco. Hay unas trazas como de camino y hemos colocado algún hito. En unos 5-10 minutos llegaremos a la parte alta del barranco. Cruzarlo y subir por una pendiente de hierba por la zona más despejada y sin alejarse mucho del barranco (hay trazas de camino). En otros 5 minutos más nos cruzaremos con un sendero muy marcado, que seguiremos a la izquierda, ya hasta abajo. Contar 1 hora desde el final de la escalada hasta el coche. 

No es una vía con grandes pretensiones y a algunos les sabrá a poco, pero a mi me parece atractiva.

Esta vía está dedicada a un grupo de escaladores veteranos de Zaragoza, que salen a escalar y a pasárselo bien casi todos los martes del año, y por los que siento un gran afecto y respeto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario