miércoles, 15 de marzo de 2017

La Mirada de Maite (Mallo Estrella - Peña Ruaba)

Casi siempre que abro una vía, procuro que tenga algo para que no se convierta en una más. Me gusta que ascienda hasta una cima, que no esté en un sitio saturado, que tenga un trazado elegante; en fin, que despierte curiosidad a los escaladores. Después de haber abierto ya cuatro itinerarios en Peña Ruaba, e intentando mantener los "principios" que he comentado, me fijé en el Mallo Estrella, quizás el más elegante de la zona y el que menos se escala. Hasta este Mallo ascienden tres vías; ninguna tiene un trazado realmente directo desde el suelo, dos es posible que ni estén repetidas (porque están poco o nada equipadas), y una fisura situada a la derecha (detrás del Mallo de la Mora) sale desde una vira herbosa que solo se puede alcanzar subiendo por otras vías.

La parte superior del Mallo es realmente elegante. La parte inferior es más indefinida, pero me pareció que se podría sacar un trazado bastante recto. Cuando empiezas a abrir una vía, muchas veces no tienes claro cómo acabarás o si realmente merecerá el esfuerzo. Cuando te encuentras en un tramo de pared con la roca mala y/o con vegetación, te planteas si continuar. Pero con ilusión y dedicación, casi siempre acabas consiguiendo algo que merece la pena; aunque por el camino te hayas machacado varias veces los nudillos y te hayas clavado pinchos en todos los dedos. Como la vía me gusta cómo ha quedado, decidí dedicársela a mi mujer, Maite Gracia Cazorro. ¡Ya tocaba y se lo merece! 

El Mallo Estrella con el itinerario de la vía
Al pie de vía se accede ascendiendo por una vira que sale del camino que va a la ferrata, justo después de atravesar el primer barranco y tras pasar un sitio en el que hay una cuerda que señala la continuación del sendero. Como referencia, el inicio está a la derecha de la conocida vía "Sendero Límite".

Hasta la reunión 7 la escalada transcurre por unos muros que no llegan a ser verticales, y salvo tramos cortos se asciende sin grandes agobios. Los largos se han hecho de poca longitud, porque el trazado es sinuoso y así evitamos el roce de las cuerdas. Pero, el que quiera, puede empalmar varias tiradas. A partir de esta reunión, entramos en el pilar superior, más vertical y de escalada más difícil en libre. Unos amigos que escalaron la parte inferior, al encontrarla atractiva, han equipado un escape (línea de paraboles descendiente desde R7) hacia el tramo final de la vía "Los Terceros también existen", para evitar la parte superior y disponer de una salida menos exigente. No obstante, todas las reuniones están equipadas para rapelar.

El largo 9 es el más duro, aunque no es obligado. Se trata de una fisura muy elegante, con pasos técnicos, aunque la parte final es más sencilla. La vía se ha limpiado mucho, aunque queda algún tramo de roca delicada en los largos 8 y 9. 

Reseña de la vía
La vía está generosamente equipada, como es nuestro estilo habitual. Algún seguro podría sobrar, pero hemos dejado todos los que utilizamos para la apertura desde abajo, y que cada uno use los que considere necesarios. Como en toda vía nueva, hay tramos con un poco de liquen o tierra, pero se irá limpiando pronto. Por su orientación, en los primeros largos no da el sol hasta avanzada la mañana. Después de un día de lluvia abundante, la parte inferior tarda más en secarse que en otras vías de la zona.

El descenso se hace siguiendo un sendero con hitos que asciende hacia la cima de Peña Ruaba (aunque no hace falta llegar hasta ella) hasta cruzarse con el camino de la ferrata. Hay un punto en el que parece que se puede acortar en horizontal, pero no es recomendable porque es un terreno más escarpado.

Puede que a unos les guste y a otros no, pero, como siempre, hemos puesto mucho cariño en la apertura y creo que ha quedado una vía bonita y original.

lunes, 19 de diciembre de 2016

Dos tontos muy tontos (Cap del Ras - Ager)

Unos amigos nos comentaron que habían escalado esta vía y que les había gustado mucho. Miramos en varios blogs y también las opiniones eran positivas. Así que, después de un par de años sin ir a Ager, decidimos volver para conocer de primera mano este itinerario. Y no nos ha defraudado, en absoluto.

Fue abierta en abril de 2016 por dos integrantes del grupo "Lo Gall". Aprovecharon de forma muy inteligente un paño de roca que está cortado por unos grandes techos, superando este tramo con una bonita travesía. Las reuniones se han montado en sitios lógicos, aunque la longitud de algunos largos se haya quedado  escasa, para evitar el rozamiento excesivo que se produce cuando se realizan cambios de dirección importantes en un trazado. Yo comparto totalmente esta filosofía, en contra de la forma de abrir vías que están utilizando algunos, que consiste en apurar los largos lo más posible. Se trata de una vía pensada para disfrutar sin prisas, y no sería lógico entrar en esa dinámica.

Reseña bajada de internet
Ya desde que sales del coche, te das cuenta del "mimo" puesto por los aperturistas, ya que han señalizado perfectamente con hitos una subida directa desde la pista donde se deja el coche. Aquí te olvidas de las habituales idas y venidas por la ladera hasta encontrar el pie de vía, que son típicas en esta Pared. El inicio está detrás de un árbol y el primer seguro es un puente de roca con un cordino cerca del suelo. La vía está compuesta por seis largos:

L1: Bonito muro graduado de 6a+/b. La parte más difícil es la primera y el paso duro es un corto tramo no obligado. 

L2: Inicio por un diedro fisurado atlético, para luego salir a unos muros hacia la derecha. 

L3: Preciosa travesía horizontal, con dos pasos puntuales de 6a+ no obligados.

Preciosa travesía del largo 3
L4: Bonito diedro/bavaresa, perfectamente equipado. 

L5: Inicio por una travesía atlética y muy estética, y salida por un muro ya más sencillo. 

L6: Placa con fisuras horizontales, cortada por un tramo de muro un poco más vertical. 

La vía está perfectamente equipada. Solo en los largos 2 y 6 hace falta meter algún friend (2 ó 3 por largo). Así se pueden "quitar el mono" los que disfrutan colocando seguros flotantes... Las reuniones están con dos anillas, como a mi me parece que deberían estar todas las vías de varios largos que se equipen en la actualidad. El grado obligado no supera el V+ en ninguna de las tiradas. Nosotros llevamos un juego de aliens y de Camalots hasta el número 2, aunque no recuerdo los que empleamos realmente.

Otro aspecto en el que se nota el esmero de los aperturistas es en el de la limpieza. La roca se ha saneado perfectamente en los puntos en los que hacía falta. El único "pero" es que la vía se hace corta y te quedas con ganas de más (si es con el mismo estilo de equipamiento, claro). Eramos varias las cordadas que estábamos en la vía, y estoy convencido de que será de las más frecuentadas de la Pared. Respetando todos los estilos de apertura, es evidente que la mayor parte de la gente, hoy en día, busca vías de este cuño. Felicidades a los aperturistas. Se por experiencia lo que cuesta equipar una vía así, y se agradece. Para mi, es una vía "5 estrellas".

lunes, 12 de diciembre de 2016

Prima (El Roget - Pedraforca)

Cuando Esteban y Mercè me propusieron ir a escalar al Pedraforca en el mes de diciembre, mi primera reacción fue de incredulidad. Pero si eso es el Pirineo y estamos casi en invierno!!! "El Roget" es una franja rocosa de tonos grises y anaranjados (de ahí el nombre) a los pies de la cara sur del Pedraforca, orientada al sol, que dispone de un microclima que hace que se pueda escalar con buena temperatura en esta época del año si hace buen tiempo. De hecho, esta vía fue abierta el 24 de enero de 1989.

Vista de la Pared
La pista de acceso tiene algún tramo delicado para subir con un coche normal, pero nosotros lo logramos y aparcamos en un agradable prado, desde el que se accede a pie de vía en unos 25 minutos.

Hay varias reseñas sobre la vía en internet, pero yo voy a contar lo que me pareció cada largo. Siempre he pensado que la información de un blog es más útil cuando conoces a la gente que escribe en él y el criterio que tiene sobre la dificultad y el equipamiento.

L1: Bonito muro/placa de V+ en la primera mitad y de V grado después. Los tres primeros paraboles están a una distancia aceptable. El cuarto está más lejos y pudimos meter un friend antes de llegar a él. Luego hay bastantes metros hasta la reunión sin nada, en los que tampoco pudimos colocar seguros móviles; pero con cuidado y leyendo bien el itinerario, se va subiendo. Lo lógico hubiera sido poner dos paraboles más en el último tramo de este largo. 30 metros.

Largo 1. Los espectaculares diedros de los largos 5 y 6 se ven arriba
L2: Es el largo menos atractivo de la vía. Un parabolt a la derecha de la reunión indica el itinerario. Luego no hay más seguros fijos, pero se pueden colocar varios friends y lazar algún arbusto. Hay que tener cuidado con la roca en algún tramo. IV/IV+. 40 metros.

L3: Bonito diedro que se escala bien. Casi completamente equipado con clavos, aunque se podría colocar algún friend. Contrasta este equipamiento con el de los largos superiores. V/V+. 25 metros.

Inicio largo 3
L4: Bonito diedro, quizás un poco más difícil que el anterior. También bastante equipado, aunque un poco menos. V/V+. 30 metros.

L5: Dos bonitos diedros mantenidos, con un resalte desplomado de entrada a la reunión. Solo encontramos dos clavos en la parte central del largo (en las reseñas que llevábamos marcaba tres), aunque se puede ir autoasegurando de forma aceptable. Para mi, la dificultad es de 6a en los diedros y de 6b en la parte final. 35 metros.

L6: Es el largo más difícil. En conjunto puede ser 6b+, aunque si llevas un buen surtido de friends no es obligado. El principio del largo, el final y un tramo en el medio son más fáciles. Este largo tenía varios paraboles cuando se abrió, pero los talibanes que campan por todos los lados decidieron que sobraban. Si estuvieran, aunque hubiese que completar el equipamiento, sería más fácil forzar en libre, pero escalar en una bavaresa vertical de 6b+ colocando friends requiere mucho nivel. 35 metros.

Largo 6
El descenso se realiza en 4 rapeles, hasta el pie de vía. En conjunto, vía bonita, rápida y recomendable, aunque con criterios de equipamiento distintos según los largos. Si tuviera algún seguro fijo más en los dos largos de arriba, sería una superclásica; pero supongo que eso es lo que querían evitar los que se llevaron las chapas que faltan en el L6.

Pared a la que merece la pena volver, pues creo que hay alguna otra buena vía, aunque los de Zaragoza tengamos un viaje de unas 4,5 horas. Pero con unos anfitriones como Mercè y Esteban compensa de sobra. 


viernes, 18 de noviembre de 2016

Sureste Clásica - Aguja Roja (Riglos)

Hace unos días estuve escalando la Sureste de la Aguja Roja, vía que ya había subido en varias ocasiones hace bastantes años. En tiempos era una de las vías clásicas de Riglos, pero en la actualidad está bastante olvidada y creo que merece la pena rescatarla del olvido.

Foto en la que se ve todo el recorrido de la vía
La Sureste es una vía adecuada para el invierno, porque aunque el primer largo está en sombra a primera hora de la mañana, debido a la gran entosta que tiene a la derecha, el resto permanece al sol y bastante protegido del viento (cosa que no ocurre con la Normal y la Edil, las otras vías de nivel medio de la Aguja Roja). Además, es una escalada muy representativa de Riglos.

Otra vista de la Pared
Más allá de lo que dicen las guías, voy a describir la escalada según mi opinión. Para llegar al inicio de la vía, trepar unos 20 metros por una vira de izquierda a derecha. II grado.

L1: 45 metros. V grado, con un paso de V+ no obligado. Se puede hacer una reunión intermedia. Escalada bonita en diedro y chimenea.

L2: 20 metros. Primero A0 y luego V grado. Subir unos metros y luego el resto del largo es casi horizontal. En la primera parte se cruza con otra vía (línea de chapas que continua hacía arriba) y en la R2 se junta con la vía Prames.

L3: 35 metros. V grado. Salir de la reunión por la izquierda, pero enseguida seguir en diagonal derecha.

L4: 35 metros. V grado. Es el largo con roca más delicada. Hay un paso que se asegura en una sabina; prever un cordino para evitar la cinta vieja ya colocada.

L6: 20 metros. IV grado. Largo común con la normal.

El descenso se realiza en tres rapeles, por la vía normal. No recuerdo el número exacto de cintas, pero creo que unas 15-16. Llevar también una cinta para lazar una sabina en el L4. El equipamiento son parabolts de 10 mm y algún espit. Todas las reuniones tienen anillas o maillones para rapelar en caso de necesidad.

A mi me parece una vía atractiva y que merece la pena escalar.

lunes, 31 de octubre de 2016

El Descanso del Guerrero - Mallo Tornillo (Riglos)

Hace dos meses falleció por enfermedad nuestro gran amigo, y miembro de este blog, Antonio Antoñanzas. En repetidas ocasiones nos comentó su cariño por este pequeño Mallo alejado de las zonas más concurridas de Riglos, al que él había subido ya hace muchos años, y donde decía que le gustaría "reposar".

Vista del Tornillo con el macizo de "Os Fils" al fondo
En las guías que lo mencionan, a este Mallo lo suelen llamar "Tornillito" o incluso "Falso Tornillo", reservando el nombre de "Tornillo" para un Mallo que se encuentra a la derecha de la Peña de Don Justo. Pero es el que nos ocupa el que tiene mas aspecto de tornillo por su forma más estilizada, y se encuentra en la ladera del Macizo de Los Fils. Sin querer entrar en polémicas y discutir sobre qué Mallo debe llevar un nombre u otro, nosotros hemos optado por una de las opciones. 

Vista desde la pista de acceso
A pesar de contar con varias vías antiguas, este Mallo ha estado olvidado desde hace varias décadas. Después del incendio que arrasó estas laderas hace ya más de diez años, la vegetación ha crecido de forma considerable y llegar hasta la pared ha sido una labor más propia de jabalíes que de escaladores. Pero nos hacía mucha ilusión abrir aquí una vía en recuerdo de nuestro amigo, más allá del interés puro como escalada.

En tiempos había una forma de llegar a este Mallo bastante rápida, pero el cierre de alguna pista y la densa vegetación nos han hecho plantear como camino de acceso el siguiente: Coger la pista que sale hacia los Mallos Pequeños. Tomar el sendero que lleva a la Vía Ferrata (cartel). Pasar el desvío que lleva a la Peña de Don Justo (cartel) y a unos 5-10 minutos (antes del ascenso final a la Ferrata) desviarse por un sendero que sale a la derecha y que está señalizado con un hito en el suelo. Enseguida se llega a una pista, que se debe seguir a la izquierda. Proseguir unos 10-15 minutos hasta posicionarse debajo del Tornillo, continuar un poco más, superando una curva de la pista, para encontrar un hito que indica el inicio del sendero que en unos 5 minutos nos lleva hasta el pie de vía. Una hora desde Riglos.

Itinerario de la vía en color rojo
La vía consta de tres largos de 30, 20 y 25 metros. La dificultad viene dada por las típicas formaciones de esta zona de Riglos que en tiempos se superaban con "pasos de hombros", pues no tienes pies ni tampoco bolos para incorporarte. En cualquier caso, la vía la hemos equipado generosamente para que no haga falta recurrir a la técnica citada. Para el último largo es aconsejable llevar un estribo, pues nos facilitará algún paso que en A0 puede ser muy atlético. La roca no es buena y se asemeja más a la arenisca que al conglomerado, pero hemos limpiado todo lo que hemos podido. La cima es una preciosa laja de enormes dimensiones y de buena roca, por la que se puede andar con tranquilidad y disfrutar de las vistas.

Reseña

El descenso se hace en rapel. De R3 se baja a R1 en una tirada de 30 metros. El siguiente rapel lo hemos montado un poco más abajo, para facilitar la recuperación de las cuerdas. Aunque no lo hemos probado, con un rapel de 60 metros se podría llegar directamente hasta el suelo, pero es más fácil que las cuerdas se queden enganchadas en algún sitio.

No creemos que esta vía atraiga a los escaladores que buscan la dificultad o una gran ruta, pero puede resultar una actividad bonita y original: una aproximación y retorno cómodos, una escalada diferente y el disfrute de una cima especial. En cualquier caso, supone recuperar del olvido un Mallo que forma parte de la historia de Riglos.

Para nosotros y para los amigos de Antonio, esta vía será siempre algo especial, que nos hará recordar aún más la figura de un gran escalador y de una grandísima persona. Descansa en paz, amigo "Anzas". Y prepárate, porque alguna vía más en tu memoria te va a caer...

viernes, 2 de septiembre de 2016

Atrapasueños (Peña Predicadera)

Esta es la tercera vía que abrimos este año en Peña Predicadera. Desde que pasamos por el camino que se utiliza para bajar andando, nos fijamos en una profunda chimenea que surca la pared Oeste, y que permanece en sombra hasta la tarde. Un día nos acercamos y vimos que había una línea de buriles que ascendían un largo y poco más. En la información que circula por internet de la Pared no aparecía esta vía. Preguntando a gente conocedora de la zona, nos dijeron que era un proyecto inacabado y abandonado. Aún así, un día rapelamos desde la cima (acaba justo al lado de la vía "El Templo de los Sueños") y vimos que, además del primer largo, estaban montadas las reuniones y preparadas para descolgarse. Pero en los largos de arriba no había seguros fijos, y la roca compacta del lugar no permite otro tipo de aseguramiento. Por otra parte, contrastaba con el abundante equipamiento del principio. Así que concluimos que, efectivamente, era una vía inacabada y decidimos "meterle mano".

En rojo, la línea de la vía
El acceso se hace por el mismo camino que el de las vías "El Templo de los Sueños" y "Matacrabitos". A unos 10 minutos de pasar cerca del inicio de la primera de ellas, seguir por un camino que asciende por el bosque hacia la izquierda (hitos). A unos 10 minutos, hay un desvío a la derecha (hito y piedra colgando de un cordino) que se adentra en un bosque muy frondoso, y que en unos 20 metros nos lleva al pie de vía. Si en el citado desvío seguieramos a la izquierda, iríamos a la "Matacrabitos".

La parte más atractiva y original son los dos últimos largos. Solo por ellos, merece la pena subir. El primero y el inicio del segundo son muy duros de escalar en libre enteramente, pero no son obligados.


  • Largo 1: Muro que desploma, con ambiente riglero. Hay tramos que se pueden escalar en libre, pero otros pasos no los hemos liberado. La roca está un poco sucia y no apetece apurar mucho hasta que no se termine de limpiar.
  • Largo 2: Empieza en un desplome de roca excelente (seguro que alguien lo puede liberar) y luego nos vamos ya adentrando en el inicio de la chimenea. Hay alguna panza difícil de escalar en libre, porque los pies se quedan muy adentro. Roca excelente.
  • Largo 3: Precioso largo de chimenea, con muchos pequeños desplomes. Roca excelente.
  • Largo 4: Similar al anterior. La salida de la reunión es difícil en libre, pero luego la escalada es más llevadera. Roca excelente.
Algunos grados son orientativos. Se agradecerán opiniones sobre los mismos a los que la escalen.

El descenso se puede hacer en tres rapeles por la misma vía (empalmar L1 + L2), o andando por el camino ya descrito en "El Templo de los Sueños". Si no hace calor, yo recomiendo bajar andando.

Esta vía es ideal para combinar con la "Matacrabitos". En verano, se puede empezar por esta última (pues da la sombra solo hasta las 11 horas) rapelarla en dos tiradas, bajar al inicio de "Atrapasueños", subirla y descenderla en rapel todavía en sombra.

Vía muy original y diferente al resto de las ya existentes en Peña Predicadera.

jueves, 18 de agosto de 2016

Abrazo al Vacío (Peña Ruaba)

Hace ya un tiempo, nos planteamos la posibilidad de restaurar la que creo fue la primera vía de escalada abierta en Peña Ruaba: El "Gran Diedro". Este impresionante itinerario fue abierto en el año 1961 por J. A. Bescós y R. Montaner. A mi siempre me ha fascinado su vista cuando vas por la carretera desde el Pantano de la Peña hacia Murillo de Gállego. Orientado al NE, es un lugar sombrío, especialmente en el invierno, y cuenta con pocas ascensiones (probablemente ninguna en las últimas décadas). Hablamos del tema con J. A. Bescós y nos dio su aprobación. Hicimos un reconocimiento de la vía y el panorama nos pareció desalentador: roca mala, liquen, vegetación... Aún dedicando mucho esfuerzo, no vimos claro que pudiese quedar una vía atractiva. Decidimos abandonar el proyecto; pero vimos que por los muros de la derecha del Diedro podría ser factible abrir una vía nueva, y nos quedamos con la idea por si algún día nos animábamos.

Hace unos meses decidimos ponernos manos a la obra y ver qué salía de aquella idea. Vimos que más a la derecha de donde pensábamos empezar, había dos líneas de paraboles: una de ellas no llegaba ni a terminar un largo y la otra se dirigía en diagonal hacia la derecha. Fuimos preguntando y creemos saber quién inició esos proyectos, que estaban inacabados. Nuestra idea era ir más a la izquierda, pero queríamos evitar posibles conflictos futuros. Con tranquilidad, fuimos abriendo largo a largo, peleando con días fríos, ventosos y de roca húmeda.

El resultado es una línea directa, que se cruza con el itinerario del Gran Diedro, en el punto en el que este coge una vira para dirigirse hacia el Espolón Noreste. A partir de ese punto, nuestra vía continua muy próxima al eje del diedro, para acabar casi en la misma cima.

Itinerario de la vía punteado en azul, aprovechando una reseña del Espolón del Gállego
El acceso se realiza por el mismo camino que lleva al Espolón del Gállego, pero al llegar al último barranco por el que se accede al pie de vía de este, continuar hacia la derecha por unas trazas de sendero que hemos señalizado con hitos.

Nuestra reseña
Los cuatro primeros largos de la vía son los más difíciles, pero también hay que escalar en los cuatro restantes. Y cuando piensas que ya estás casi fuera, la última tirada te exige esforzarte más de lo previsto. Algún tramo del L2 y del L8 exigieron una limpieza de piedras intensa; se han saneado todo lo posible, pero hay que pasar con precaución hasta que el paso de las cordadas termine el proceso. En otros tramos nos encontraremos algo de liquen, pero si están secos no deben causarnos problemas. Gestionar bien el chapaje en los largos 1, 6 y 7, para disminuir el roce.

La bajada andando es común con las vías "Tierra de Dragones" y "Espolón del Gállego". Todas las reuniones se han dejado equipadas con anillas para poder rapelar si fuera necesario.

Es una vía que se puede hacer todo el año, si bien las épocas mejores son el otoño y la primavera. En invierno estaremos todo el rato a la sombra, pero si aprovechamos días sin viento y en los que no haya llovido recientemente, se puede hacer. En verano, creo que también da la sombra a partir de cierta hora, que va variando según los meses.

La escalada se desarrolla con un ambiente de gran pared, y yo creo que ha quedado una vía atractiva y diferente al resto de las clásicas de Peña Ruaba. Aunque está bien equipada, es aconsejable un cierto nivel para poder disfrutarla.