martes, 27 de noviembre de 2018

Desequipamiento parcial "Normal Aguja Roja (Riglos)

Hoy he ido con unos amigos a escalar la Normal de la Aguja Roja, en Riglos. Nos hemos encontrado con la desagradable sorpresa de que alguien había arrancado unos 8 ó 10 de los paraboles existentes en esta ruta. Algunos pasos han quedado expuestos, máxime considerando que es una vía de iniciación, que a muchos escaladores les sirve como toma de contacto con Riglos. Por supuesto, no habían puesto ningún cartel a pie de vía notificando la situación en la que habían dejado la vía...

No sabemos quién ha realizado esta insensatez; pero creemos que, de una forma directa o indirecta, tiene que ver con un grupo que se autodenomina "Colectivo de Escaladores los Mallos". Este colectivo, que se creó recientemente con la intención de establecer un estilo de restauración para las vías antiguas, tiene también "entre ceja y ceja" que las vías que se han ido restaurando durante las últimas décadas en Riglos y que fueron abiertas sin el uso de buriles, deben revertirse a su estado original, porque ahora su escalada ya no tienen el "compromiso" con el que fueron abiertas. Nos propusieron a varias personas participar en ese grupo, y de hecho asistimos a alguna reunión y manifestamos nuestra oposición, pero parece que alguno de sus miembros, o alguien que va de por libre pero que se ha sentido fortalecido por la actitud del colectivo, ha decidido actuar por su cuenta sin esperar a llegar a un consenso.

Quién sabe cuál o cuáles serán los siguientes objetivos de estos salvajes, pero vamos a intentar con los medios a nuestro alcance que este hecho no se repita. Un grupo importante de escaladores pertenecientes a varias generaciones, entre los que se encuentran algunos de los pioneros de la escalada en Riglos, tenemos la firme determinación de plantar cara a estos involucionistas.

miércoles, 14 de noviembre de 2018

El peligro de los involucionistas

El sábado 10.11.2018 tuvimos una reunión de escaladores en Riglos para debatir sobre el equipamiento de vías antiguas. No solo se trataba de hablar de la reciente restauración de vías olvidadas que se ha realizado en Riglos y Peña Ruaba, sino también de todas las vías que fueron abiertas sin el uso de buriles/spits hace ya muchos años, que fueron restauradas con posterioridad (la mayor parte hace ya varias décadas) y que ahora un grupo de involucionistas pretende devolver a su estado inicial (o casi).

Fue muy ilustrativo ver a un grupo de unos 20 escaladores veteranos, desplazados desde diversos puntos de España exprofeso (la mayor parte de ellos todavía en activo), que fueron partícipes de la apertura de esas vías o realizaron las primeras repeticiones, arrasar con sus argumentos a los escaladores que se manifiestan en contra de los paraboles en las vías antiguas, pero que no dudan en utilizarlos en las vías que abren ellos. La gente ajena al mundo de la escalada puede pensar que esto es el mundo al revés: los veteranos defendiendo el uso de sistemas de aseguramiento modernos y fiables, y los jóvenes intentando justificar la importancia de que las vías antiguas mantengan el compromiso con el que fueron abiertas. Pero no; solo se trata de sentido común y de generosidad.

Yo salí de la reunión satisfecho; pero no podemos bajar la guardia, porque algunos de los involucionistas no dudan en utilizar la política de hechos consumados para defender su postura, y son capaces de desmontar una vía sin avisar. Por otra parte, también pueden ayudarse de algún infiltrado que tienen en la Federación Aragonesa de Montaña para decir que ellos representan la opinión mayoritaria del colectivo de escaladores.

Adjunto el enlace a una crónica escrita en el blog "EVA, Escaladores Veteranos de Aragón", que me parece magnífica. Muchas gracias por aportar vuestra experiencia y sentido común.

http://www.evaragon.com/index.php?q=node/1577

martes, 13 de noviembre de 2018

"Sueño Vertical" y "Pandora" (Mezalocha - Peña del Moro)

El invierno pasado nos estrenamos en Mezalocha dándole un repaso a la "Original" de la Peña del Moro y abriendo "Polvitos en el Aire". Mezalocha cuenta con unas 25 vías de escalada, de las cuales una media docena están más o menos equipadas y el resto permanecen olvidadas desde hace muchas décadas (algunas incluso no cuentan con repeticiones).

La roca de Mezalocha es, en general, de muy mala calidad, pero el entorno y la estética de las paredes hacen de este lugar digno de visitar alguna vez. Como pasa en todos los sitios, las líneas más lógicas y atractivas ya están abiertas, aunque muchas de ellas hayan caído en el olvido. Lo lógico sería acondicionar esos itinerarios, pero visto cómo están las cosas últimamente, no hemos querido arriesgarnos con esta opción (aunque hubiéramos contado con el permiso de los aperturistas), porque hoy en día es fácil que un grupo de "iluminados" organicen un comité en defensa de la escalada tradicional en Mezalocha  y te desmonten tu trabajo; lo que está pasando en Riglos...

Así pues, nos planteamos abrir dos vías completamente nuevas, y hacerlo cerca de la vía "Original" de la Peña del Moro, que está ya bien equipada y bastante saneada, para que los escaladores que vayan a esa zona puedan completar un atractivo día de escalada haciendo tres vías.

Las vías abiertas son originales y creo que atractivas. Hemos saneado muchísimo, pero sigue habiendo tierra y cascarilla en algunas presas y repisas. La roca hay que tratarla, de momento, con precaución porque algún canto todavía puede romperse; pero el generoso equipamiento hace que se pueda subir sin problemas.

Las vías son rapelables en dos tiradas, pero si no se va a regresar al pie de vía, es mejor bajar andando.

La dificultad de las dos vías es parecida. En la "Sueño Vertical", el mejor largo es el último. En la "Pandora", el más atarctivo es el segundo.

Peña del Moro (la de color rojizo), vista desde el otro lado del pantano

Reseñas

Os animo a conocer una de las zonas más antigua de escalada de la Provincia de Zaragoza, aunque también sea la más descuidada y olvidada. El que vayan buscando placas compactas tipo Morata, que se olvide de Mezalocha, pero el que quiera conocer un sitio original y con historia, ahora lo tiene más fácil. No dudo que los detractores de nuestro estilo de equipamiento volverán a manifestar su desazón con estas vías (después de escalarlas, claro...), pero les digo lo de siempre: ahí ha estado Mezalocha desde los años 50; y que les den...

P.D. El acceso al pie de vía de la vía "Polvitos en el Aire" no es posible porque el pantano está al 100% de su capacidad. Si alguien quisiera hacerla, la única opción es subir andando hasta la cima y rapelar la pared.

sábado, 27 de octubre de 2018

Aquí seguimos, a pesar de todo...

Hace casi cinco años que comenzamos nuestra aventura como equipadores de vías, y tres años y medio que lanzamos este blog. Ha sido una etapa con momentos buenos y con momentos malos, de palabras de agradecimiento y de insultos; en fin, de alegrías y penas. Pero aquí seguimos y seguiremos mientras nos apetezca. No somos inmunes a las críticas, pero seguimos con ánimo.

Me ha sorprendido que mi anterior entrada en este blog, titulada "Inquisidores progres", haya sido una de las más visitadas hasta ahora, con bastantes miles de lecturas. Y también ha sido una grata sorpresa la gran cantidad de apoyos que he recibido personalmente de escaladores de todo tipo y procedencia. Y es ese apoyo de personas anónimas que siento detrás, lo que me anima a seguir expresando mis opiniones por escrito. Algunos amigos me dicen que no "entre al trapo", que lo mejor es no hacer caso a las críticas y seguir a lo nuestro, porque irritar a las "bestias" nunca sabes cómo puede acabar... Pero para esto yo debo ser muy "maño" y no quiero que la opinión de una mayoría silenciosa, que solo busca disfrutar de la escalada, quede oculta por las maniobras y ataques de algunos individuos. Como suele pasar en muchas facetas de la vida, los que más gritan y se hacen notar no representan a la mayoría.

Hoy en día, cuando te planteas abrir o restaurar una vía, hay que tener mucho cuidado para no crearte problemas:

Si se trata de una vía nueva, lo primero es enterarse de si la zona se la han apropiado ya escaladores que practican un estilo diferente de aseguramiento. Estas personas son las que representan el orgullo, la vanidad, la soberbia y el narcisismo. Si no te andas con cuidado, la vía tiene los días contados. Bueno, realmente no es así del todo, porque seguro que luego alguno aprovecha tu trabajo previo de elección de itinerario, limpieza y algún seguro de los que colocaste, para escalar ese mismo itinerario (ya sea manteniendo el nombre que tu pusiste o cambiándolo) y decir que se podía subir por allí sin colocar tantos seguros. Eso ya lo sabíamos todos... También hay gente que escala vías de de octavo grado sin cuerdas... 

Cuando se trata de restaurar una vía antigua, es cuando la cosa se complica más. Aunque tengas el permiso de los aperturistas, o de su familia y antiguos compañeros de escalada (en el caso de que hubieran fallecido), lo tienes crudo... Aquí es donde entran en acción los que yo llamaba "inquisidores progres". Son un grupo de gente, que se creen los salvadores de la historia, que deben aprobar tu proyecto y la forma de llevarlo a cabo. Da igual que fuera una vía "cutre", con mala roca y olvidada desde hace décadas; ahora será considerada "patrimonio de la humanidad" y su restauración será algo de suma trascendencia para preservar la esencia de la escalada. 

Por último, cuando abres una vía en una zona que no está en una zona reservada a los "pata negra", lo normal es solo tener que hacer frente a las críticas habituales: que si es una ferrata, que si no tienes el nivel que no te metas allí, que si se va a masificar la zona y otras lindeces peores. Pero no te fíes, porque pueden aparecer los "robachapas" y limpiarte la vía porque si... Se me olvidaba, tampoco se te ocurra cruzar o pasar cerca de algún itinerario ya existente, porque te dirán que con tu estilo estás desvirtuando la ruta antigua.

Lo que sorprende es que, a pesar de conocer nuestro estilo de equipamiento, muchos de los que lo critican son los primeros en ir a escalar nuestras vías con sus amigos y/o clientes (si, algunos guías no tienen reparo en ganarse la vida en vías que desprecian públicamente). Será que lo hacen para criticar con conocimiento de causa o ver si hemos cambiado de estilo, jajaja...

Siempre me he considerado un escalador mediocre, y llevo 40 años subiendo por las paredes como he podido. El que alguien escale un grado de dificultad más no le hace salir de ese pelotón de mediocres... Creo que los escaladores buenos de verdad son aquellos que no miran para atrás y critican lo que hacen otros. Cuando escalo una vía equipada por otras personas me puede gustar más o menos, y puedo decidir que nunca más iré a una vía abierta por esa gente, pero no insulto ni me dedico a atacarles.

Como veis, abrir o restaurar vías de escalada de forma segura y al alcance de un escalador medio, se ha convertido en una actividad muy complicada, pero aquí seguimos, a pesar de todo... Algunos deben de estar muy preocupados, porque tras haber organizado varios "comités" para atacar nuestro trabajo, de habernos despreciado, insultado y hasta denunciado, aquí seguimos...

miércoles, 10 de octubre de 2018

Inquisidores "progres"

No, el título de esta entrada no es el nombre de ninguna vía. Por desgracia, tiene una causa menos agradable.

Como los seguidores de este blog ya sabrán, hace unos años nos desmontaron tres vías nuevas que habíamos abierto en Cienfuens. La razón que se adujo fue que en esta zona no se podían permitir vías equipadas para disfrutar, y que el que quisiese escalar en Cienfuens tenía que aceptar la exposición y un nivel de dificultad obligado por encima de la media. Los sumos sacerdotes de la escalada crearon una comisión para redactar unas normas que reestableciesen el "orden". Vetaron la apertura de vías de escalada con nuestro estilo en determinadas zonas, e incluso el uso de paraboles a partir de una determinada altura (prohibición que ellos mismos se pasan por el arco del triunfo cuando les interesa). Todo muy democrático... Nosotros asumimos que llevábamos las de perder, porque frente a los que desmontan vías solo cabe una defensa: pagar con la misma moneda; pero nosotros nunca hemos querido ponernos a su mismo nivel. Para el que le interese saberlo, las chapas de aquellas vías nunca fueron devueltas y los que las desmontaron no dieron la cara. 

Desde entonces, nosotros no hemos dejado de abrir nuevas vías y de restaurar otras antiguas. Con críticas puntuales de algunas personas, pero no hemos tenido problemas destacables; más bien al contrario. Las vías que hemos restaurado han sido siempre vías olvidadas, que no se escalaban desde hace décadas. Cuando los aperturistas estaban vivos, siempre hemos solicitado el permiso de los mismos; y en caso contrario, el de sus familiares y personas que fueron sus amigos y escalaron con ellos.

Una de nuestras últimas restauraciones fue la Vía de los Diedros en la Peña de Don Justo (Riglos). Esta vía ya ni aparecía en las últimas guías de Riglos, y solo tenía algún clavo viejo. Durante unos meses se ha repetido más que en 50 años. Pero tuvimos la mala suerte de que uno de esos "inquisidores" a los que alude el título de esta crónica, pasará por debajo de la pared, viera la línea de paraboles y diera la voz de alarma a sus amigotes. ¡Se había restaurado una vía antigua sin consultar el estilo a utilizar con los "sabios" del lugar! ¡Qué blasfemia! En menos de una semana ya la habían desmontado, sin ni siquiera avisar, y a punto se estuvo de que unos escaladores que fueron a repetirla tuvieran un accidente. En esta ocasión, al menos si que sabemos quiénes han sido los autores materiales de los hechos. Contactamos con ellos y nos dijeron que nos devolverían las chapas, pero parece que se lo han pensado mejor y ahora se han echado para atrás. No sabemos qué nueva idea se les ha cruzado en su cabeza...

Pero la cosa no acaba aquí!!! Han vuelto a crear otro "comité", que tiene por objeto establecer los criterios para restaurar vías antiguas (en Riglos y Peña Ruaba) e, incluso, decidir si algunas de las vías restauradas los últimos años deben ser desmontadas también. Para rematar la faena, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, también están poniendo en cuestión nuevas vías que hemos abierto y que dicen que pasan cerca de otras antiguas o las cruzan. Demencial, ¿verdad?

He de reconocer que nos invitaron a participar en el citado Comité, pero no aceptamos el ofrecimiento porque nos temíamos que iba a ser un tribunal inquisidor, donde casi todos los jueces irían contra uno. Y no nos equivocamos... La comisión está formada por un grupo de personas con intereses variopintos, que van desde la envidia al afán de protagonismo, pasando por alguno con alguna espina clavada de episodios anteriores. Estoy seguro de que también hay en ese comité gente que pasaba por allí y/o que van con buenas intenciones, pero tengo la impresión de que está siendo manejado por alguna/s persona/s con intereses concretos. Lo de "inquisidores" les va como anillo al dedo, porque un pequeño grupo de personas pretende juzgar e imponer su criterio a la mayoría de la comunidad escaladora. Y lo de "progres" viene a cuento de que se creen unos defensores de la libertad y de otras cosas muy bonitas, cuando no lo son.

Una reflexión muy adecuada en estos casos es ver cómo equipan estos inquisidores en Riglos y Ruaba cuando abren una vía nueva. La respuesta es contundente: las dejan equipadas completamente (o casi) con paraboles!!! Con los seguros más o menos alejados de como lo podamos hacer nosotros, pero equipadas. Entonces, ¿de qué va esto? ¿Por qué se la cogen con papel de fumar con las vías antiguas? No tienen una respuesta coherente a esta pregunta. Si de verdad quieren mantener el espíritu de aventura de los aperturistas, que se aten a la cintura con una cuerda de cáñamo, cojan un buen puñado de clavos y un martillo, se pongan unas alpargatas de cáñamo y demuestren lo valientes que son.

Una cosa si que ya ha conseguido esta Comisión, es que nosotros ya no vamos a restaurar más vías y solo nos dedicaremos a abrir nuevos itinerarios; lejos de los gilipollas... Las restauraciones que las hagan ellos, aunque las pocas que han hecho algunos de estos exaltados han sido un fracaso, a la vista de la opinión de la gente y del número de repeticiones con las que cuentan. En Riglos, muchas de las vías que ahora están completamente equipadas y que son clásicas, se quedaron prácticamente desequipadas tras su apertura y con los años fueron mejorando su equipamiento. ¿Habría que quitar ahora seguros para dejarlas todas con el estilo que propugnan esta banda de sumos sacerdotes?

Pero que no tensen más la cuerda, porque la mayor parte de los escaladores son gente tranquila que solo quiere disfrutar de la montaña, pero como ha ocurrido en otros aspectos de la vida, todo tiene unos límites y puede llegar un momento en el que la capacidad de aguante llegue a su tope y los "inquisidores" se encuentren con la horma de su zapato.

En esta entrada del blog voy a eliminar la posibilidad de hacer comentarios, porque no quiero que esto se convierta en una pelea que no lleve a ninguna parte. Además, es un medio de difusión particular y lo gestionamos como nos parece oportuno.

lunes, 24 de septiembre de 2018

"Obsesión Permanente" (Mallo San Jorge - Vadiello)

Desde hacía tiempo, me apetecía abrir una vía en Vadiello. Yo había escalado alguna vez en la zona, pero hace bastantes años. La maravillosa vista que se tiene de Vadiello desde el camino por el que se aproxima a Peña Predicadera (zona en la que hemos equipado bastantes rutas) aún me animó más.

Vista desde el acceso a Peña Predicadera

En la actualidad, creo que el 99% de los escaladores que van a Vadiello lo hacen a la "Pared del Muerto", una pared de roca caliza, nada representativa del conglomerado típico del lugar. Es un muro de unos 30-40 metros situado encima de la carretera. Y las vías de largos, están casi completamente olvidadas. Hace unos años se restauraron una ruta al "Puro" y otra a la "Mitra", pero con un estilo que yo no comparto y que no suscita atractivo entre los posibles escaladores. La gente que conozco y las ha hecho las "tachan" y se olvidan para siempre con una sensación de alivio...

Un día coincidí, por casualidad, con uno de los aperturistas de la vía "Obsesión Permanente", y me sugirió la posibilidad de que la restaurase. Yo le comenté que si lo hacía lo haría a mi estilo y estuvo de acuerdo, porque era seguidor de las vías que íbamos equipando. Esta ruta fue abierta en el año 1984 por J. Valle, A. Sesé, J. Lasús y J. Beroiz. Conseguí contactar con otros dos de los aperturistas y también me dieron su aprobación. 

La temporada de escalada en el Mallo San Jorge es corta: desde el 1 de agosto hasta el 30 de noviembre; el resto está prohibido escalar para la protección de las aves. Sin embargo, en el Puro y en la Mitra (que flanquean al Mallo San Jorge) se puede escalar todo el año. ¿Y eso? Supongo que el hecho de que hubiese dos vías "restauradas" en esos mallos algo tendría que ver en las negociaciones entre el Gobierno de Aragón y la Federación Aragonesa de Montaña a la hora de establecer las zonas de restricción...

El hecho es que empecé el trabajo de restauración en el otoño del año 2017 y lo he finalizado recientemente. La vía figuraba como completamente equipada con espits. Pero lo que me encontré equipado fueron los tramos de Ae. En los tramos de escalada en libre los seguros brillaban por su ausencia... Algún espit en los tramos de V+ (graduación antigua) y nada más. ¡Qué valor había que tener para escalar esta vía! Supongo que por eso el número de ascensiones conocidas se pueden contar con los dedos de una mano. Un famoso escalador francés que la repitió, dijo que pasó más miedo que en la Vía del Pájaro de Riglos (antes de ser restaurada)

Para efectuar el reequipamiento me empecé basando en el croquis que hizo Picazo tras su escalada. Posteriormente, hablando con los aperturistas, me di cuenta de que el inicio de la vía original no coincidía con el que efectuó Picazo, que en vez de seguir el filo del espolón, inició la ascensión en una canal más a la izquierda, para luego efectuar una travesía. Como ya había equipado esos largos y me parecían bonitos, decidí dejar esa "variante". Además, se podían hacer en libre, y como en el resto de la vía ya hay bastantes tramos de Ae, me pareció que era una buena idea. El único inconveniente, es que después de unos días de lluvia, los primeros metros del largo 1 están mojados (aunque se puede subir en A0). Más adelante, no descarto equipar la entrada original.

Algo parecido me ocurrió con la aproximación hasta el pie de vía. Los aperturistas subieron directos desde el final de la carretera (debajo de la Mitra), trepando por unas placas de roca. Yo elegí utilizar el camino de la subida normal al Mallo San Jorge y luego atravesar por el bosque, pasando debajo del Puro.

Es una vía que no gustará a todo el mundo, porque hay bastantes tramos de Ae y la roca es delicada en algunos sitios. Pero el ambiente de la escalada es espectacular, y el conjunto de la actividad, contando la aproximación y el descenso, dan como resultado una actividad que a mi me parece muy bonita. Además, es la única vía larga de Vadiello bien equipada. Como en casi todas las vías que equipamos, surgirán seguidores y detractores, pero espero que sirva para recuperar una zona de escalada bastante "muerta". Y si te descuidas, igual surge un grupo de escaladores que quieren hacer un comité para establecer unas reglas sobre restauración de vías antiguas en Vadiello... Que algunos ya sabemos cómo funciona este mundillo...

El coche se deja en el Parking señalizado que hay justo antes de la Presa. Al otro lado de la carretera, hay un edificio propiedad del Ministerio de Medio Ambiente, que también dispone de espacio de aparcamiento. Subir por un sendero justo antes del citado edificio. Es la subida normal al Mallo San Jorge y al Pico Borón. Seguirlo durante unos 20 minutos, hasta llegar debajo de un resalte rocoso de unos 10 metros de altura y coger un sendero que sale a la derecha y que se identifica por un gran hito. Si nos pasamos del desvío, nos daremos cuenta porque enseguida llegaríamos a una canal en la que hay que trepar un poco. Continuar otros 20 minutos por el citado desvío, que va llaneando por el bosque, cerca de las paredes, y que está balizado con hitos. Ya estamos en el pie de vía.

Vista desde el parking
Inicio camino desde parking (las fechas del cartel no están actualizadas)
Espolón antes del cual nos debemos desviar a la derecha
Hito que señala el desvío para salir del sendero principal

El croquis que se adjunta está realizado sobre uno que aparece en el libro "Vías de escalada de la Sierra de Guara", escrito por José Javier Vicente y Javier Oliván, y publicado en el año 1993. Los grados son orientativos. En los largos que se indica V/Ae, quiere decir que se alternan tramos de IV+/V/V+ y de Ae. 


Para descender, desde el final de la vía subimos andando unos 20 metros. En este punto tenemos la opción de ir a la derecha, para buscar una cuerda fija y unas clavijas antiguas (algo expuesto), o subir hasta la cima y hacer, desde muy cerca de la misma, un rapel de unos 35 metros que nos llevará justo al mismo punto que la opción anterior. A partir de ahí, seguir los hitos que en unos 5 minutos nos llevarán al camino principal y en otros 30 minutos al coche.

Las reuniones están equipadas con anillas por si se desea abandonar. El descenso de la R4 a la R3 no se puede hacer directamente: se debe bajar hasta dos chapas que hay antes de la panza que tiene el largo y deshacer escalando el tramo horizontal de unos 10 metros que rodea el espolón. Desde la R3, un rapel directo de 50 metros nos lleva al suelo (aunque también hay otro punto de rapel intermedio para los que vayan con cuerdas más cortas).

miércoles, 5 de septiembre de 2018

Restauración "Polvitos en el Aire" (Mezalocha)

Aprovechando que desde el 1 de septiembre ya se puede escalar en Mezalocha, acabo de colocar las 5 chapas que un Agente de Protección de la Naturaleza quitó en el primer largo de la vía "Polvitos en el Aire". Por lo menos, no hundió los tacos y no ha sido necesario taladrar de nuevo.

Hasta donde he podido averiguar, sigue sin publicarse una Resolución válida que oficialice la prohibición de escalar, y tampoco se han colocado carteles advirtiendo de la misma. Pero bueno... respetemos las indicaciones que nos han dado...

El pantano de Mezalocha, que yo creía que lo mantenían siempre sin agua, se llenó esta primavera completamente. En la actualidad, el nivel ha bajado y se puede llegar hasta el pie de vía sin problemas.

El inicio de la pista de acceso se ha deteriorado un poco con las lluvias, pero sigue siendo transitable para coches. Pasada la primera cuesta, el camino mejora y está bastante bien.

Solo espero que cuando comience de nuevo la prohibición temporal (si es que se renueva) no se tome una medida tan drástica como quitar chapas de nuevo. Además sigo teniendo la duda de por qué solo se hizo esto en nuestra vía, cuando hay más itinerarios equipados en la zona, incluso de estilo deportivo. Cosas de la vida...