jueves, 31 de enero de 2019

"Avatar" (Mezalocha - Peña del Águila)

Unos 15 metros antes de la ya descrita vía "Los Picapiedra", vimos un diedro poco marcado (no confundir con otro más a la izquierda y por el que va una vía antigua) que parecía atractivo y que podía ser la excusa para abrir un itinerario nuevo. El resultado es la vía "Avatar", que creemos ha quedado bastante bonita.


El L1 transcurre por un muro vertical. La primera parte se escala bien (V+), luego vienen un par de pasos que hemos subido en A0 (pero que creemos son liberables) y la llegada a la reunión vuelve a ser más fácil. R1 en una cómoda repisa. Roca aceptable.

El L2 va por un diedro de roca bastante decente para lo que sueles encontrarte en Mezalocha. El paso de inicio lo hemos hecho en A0, pero también parece liberable. El resto del diedro puede ser V+ y solo hay un paso fino (6a+) en la zona a la que llegas a la roca gris. La R2 es bastante incómoda y se puede hacer reunión directamente en la R2 bis, aunque entonces no ves al compañero. Desde la R2 bis se puede abandonar la pared andando por una repisa hacia la izquierda.

El L3 se asciende por el flanco de un espolón de bloques y pequeñas repisas. Cerca del final hay un diedro muy bonito de roca compacta, que es donde está el paso más difícil del largo. Este largo cruza una vía antigua, que iba buscando las partes más fáciles y con arbustos (para asegurarse). Aunque los itinerarios son diferentes, hablamos previamente con los aperturistas (Fernando Navarro, Pablo Villajuana y Jesús Bernal) y no nos pusieron ningún inconveniente. La roca tenía tramos muy rotos y era muy peligroso ascender por allí. Aunque todavía hay que tener cuidado en algún paso, hemos saneado mucho.  

El grado obligado de la vía es V/V+ y solo se requieren unas 15 cintas. Algún seguro podría sobrar, pero se agradecen en un terreno en el que casi nunca debes fiarte completamente de la roca.

Si alguien desea hacer una escalada de grado asequible, la combinación de los dos primeros largos de la vía "Los Picapiedra" y el tercero de "Avatar" es una buena opción; en la repisa de la R2 bis es muy sencillo cambiarse de itinerario. En una mañana da tiempo de sobra para escalar las dos vías.

La bajada se hace muy rápidamente andando hacía la izquierda siguiendo un sendero. La R1 y la R2 son rapelables, por si se necesita abandonar.

Con esta ya son cinco las vías que hemos abierto en Mezalocha y, de momento, no llevamos idea de hacer ninguna otra. El que quiera ir a conocer la zona y escalar unas cuantas rutas bien equipadas, ya tiene actividad para varias incursiones. Los detractores de nuestro estilo, tienen todavía mucho terreno virgen y/o muchas vías antiguas para restaurar a su gusto; aunque estoy seguro de que algún iluminado, pijiprogre o neoinquisidor saldrá diciendo que hemos desvirtuado el espíritu de la escalada en Mezalocha, o insultándonos como hacen habitualmente esos energúmenos. Pero ya estamos acostumbrados!!!

sábado, 29 de diciembre de 2018

Antecedentes de las vías "Los Picapiedra" y "Pandora" (Mezalocha)

Recientemente se ha puesto en contacto conmigo Marcelo Bernal, para comentarme que los dos primeros largos de la vía "Los Picapiedra" ya habían sido ascencidos por él y unos compañeros (Fernando Navarro, Pablo Vilajuana y Jesús Bernal) en el año 1972. Las fotos que me ha enviado no dejan lugar a dudas. Luego salieron hasta la cima de la Peña del Águila por un trazado más a la izquierda del que utilizamos nosotros en el L3. A su vía la llamaron NVB. Esta información no figuraba en la guía de la zona y tampoco encontramos ningún seguro fijo, por lo que pensamos que estábamos en una linea nueva.

Aclarada la situación, le he ofrecido a Marcelo hacer lo que estimase oportuno con esos dos largos. Me ha dicho que le parecía bien que se quedasen equipados, tal como los hemos dejado. Todo un ejemplo de caballerosidad y sentido común, que le agradezco sinceramente. Cuando los escaladores asciendan por allí, que recuerden que están en la vía NVB.

Algo parecido ha ocurrido también con la vía "Pandora" a la Peña del Moro, cuyos dos primeros largos fueron escalados también en la década de los 70 por Ambrosio García-Izquierdo. En este caso no se si la vía tenía nombre. De cualquier forma, tampoco Ambrosio ha puesto ningún problema en que se quede equipada. ¡Muchas gracias!

Aprovecho para comentar que no tenemos intención de "acribillar" a vías equipadas con nuestro estilo Mezalocha. Solo queremos dejar unas cuantas rutas bien aseguradas para que los que no conocían la zona se acerquen a verla, y que los que conociéndola la habían apartado de sus objetivos se animen a ir de nuevo. Vías sin equipar o semiequipadas va a seguir habiendo en número suficiente para los que busquen las sensaciones de los primeros escaladores que recorrieron estas paredes.

Feliz Navidad y Próspero Año 2019

martes, 18 de diciembre de 2018

"Los Picapiedra" (Mezalocha - Peña del Moro)

Mezalocha está este año preciosa con el pantano rebosante de agua. Como ya he comentado en otras entradas, la roca es, en general, muy mala, pero con ganas de trabajar y poniendo cariño, pueden abrirse todavía multitud de nuevos itinerarios. En esta ocasión hemos elegido la Peña del Águila, que es la pared que nos encontramos antes de llegar a la Peña del Moro desde el parking de la Presa. En unos 2 minutos se llega a pie de vía, siguiendo el sendero bastante marcado que rodea el embalse. El nombre está indicado en el inicio y es visible desde el mismo camino.

La Peña del Moro en el centro y la Peña del Águila a la izquierda (vista desde la otra orilla del Pantano)

La Pared está cortada por una repisa, pero por la zona dónde transcurre la vía tiene una anchura de solo unos 5 metros y no rompe mucho la continuidad. Los dos primeros largos de la vía "Los Picapiedra" van por unos diedros escalonados con una dificultad moderada. El tercero y último es el largo "estrella": la primera parte sube por una bonita fisura muy disfrutona (V/V+) y luego continua por un muro más difícil pero también muy estético (no lo hemos liberado completamente pero parece factible hacerlo); la roca es bastante aceptable en todo el largo. 


La R2 se puede saltar, si se desea, y hacer el relevo en la R2 bis. Desde la repisa intermedia, se puede salir andando por la izquierda. El descenso se puede hacer en dos rapeles de unos 40 metros, pero yo recomiendo bajar andando para evitar tirar piedras; no cuesta más de cinco minutos siguiendo la traza que sale hacia la izquierda (en dirección al parking).

En los dos primeros largos hay todavía tierra procedente del saneamiento realizado, pero la calidad de la roca es mejor que la de otras vías que llevan más de 50 años abiertas. En una mañana, da tiempo de sobra para combinar esta ruta con algún otro itinerario de la cercana Peña del Moro. 

martes, 27 de noviembre de 2018

Desequipamiento parcial "Normal Aguja Roja (Riglos)

Hoy he ido con unos amigos a escalar la Normal de la Aguja Roja, en Riglos. Nos hemos encontrado con la desagradable sorpresa de que alguien había arrancado unos 8 ó 10 de los paraboles existentes en esta ruta. Algunos pasos han quedado expuestos, máxime considerando que es una vía de iniciación, que a muchos escaladores les sirve como toma de contacto con Riglos. Por supuesto, no habían puesto ningún cartel a pie de vía notificando la situación en la que habían dejado la vía...

No sabemos quién ha realizado esta insensatez; pero creemos que, de una forma directa o indirecta, tiene que ver con un grupo que se autodenomina "Colectivo de Escaladores los Mallos". Este colectivo, que se creó recientemente con la intención de establecer un estilo de restauración para las vías antiguas, tiene también "entre ceja y ceja" que las vías que se han ido restaurando durante las últimas décadas en Riglos y que fueron abiertas sin el uso de buriles, deben revertirse a su estado original, porque ahora su escalada ya no tienen el "compromiso" con el que fueron abiertas. Nos propusieron a varias personas participar en ese grupo, y de hecho asistimos a alguna reunión y manifestamos nuestra oposición, pero parece que alguno de sus miembros, o alguien que va de por libre pero que se ha sentido fortalecido por la actitud del colectivo, ha decidido actuar por su cuenta sin esperar a llegar a un consenso.

Quién sabe cuál o cuáles serán los siguientes objetivos de estos salvajes, pero vamos a intentar con los medios a nuestro alcance que este hecho no se repita. Un grupo importante de escaladores pertenecientes a varias generaciones, entre los que se encuentran algunos de los pioneros de la escalada en Riglos, tenemos la firme determinación de plantar cara a estos involucionistas.

miércoles, 14 de noviembre de 2018

El peligro de los involucionistas

El sábado 10.11.2018 tuvimos una reunión de escaladores en Riglos para debatir sobre el equipamiento de vías antiguas. No solo se trataba de hablar de la reciente restauración de vías olvidadas que se ha realizado en Riglos y Peña Ruaba, sino también de todas las vías que fueron abiertas sin el uso de buriles/spits hace ya muchos años, que fueron restauradas con posterioridad (la mayor parte hace ya varias décadas) y que ahora un grupo de involucionistas pretende devolver a su estado inicial (o casi).

Fue muy ilustrativo ver a un grupo de unos 20 escaladores veteranos, desplazados desde diversos puntos de España exprofeso (la mayor parte de ellos todavía en activo), que fueron partícipes de la apertura de esas vías o realizaron las primeras repeticiones, arrasar con sus argumentos a los escaladores que se manifiestan en contra de los paraboles en las vías antiguas, pero que no dudan en utilizarlos en las vías que abren ellos. La gente ajena al mundo de la escalada puede pensar que esto es el mundo al revés: los veteranos defendiendo el uso de sistemas de aseguramiento modernos y fiables, y los jóvenes intentando justificar la importancia de que las vías antiguas mantengan el compromiso con el que fueron abiertas. Pero no; solo se trata de sentido común y de generosidad.

Yo salí de la reunión satisfecho; pero no podemos bajar la guardia, porque algunos de los involucionistas no dudan en utilizar la política de hechos consumados para defender su postura, y son capaces de desmontar una vía sin avisar. Por otra parte, también pueden ayudarse de algún infiltrado que tienen en la Federación Aragonesa de Montaña para decir que ellos representan la opinión mayoritaria del colectivo de escaladores.

Adjunto el enlace a una crónica escrita en el blog "EVA, Escaladores Veteranos de Aragón", que me parece magnífica. Muchas gracias por aportar vuestra experiencia y sentido común.

http://www.evaragon.com/index.php?q=node/1577

martes, 13 de noviembre de 2018

"Sueño Vertical" y "Pandora" (Mezalocha - Peña del Moro)

El invierno pasado nos estrenamos en Mezalocha dándole un repaso a la "Original" de la Peña del Moro y abriendo "Polvitos en el Aire". Mezalocha cuenta con unas 25 vías de escalada, de las cuales una media docena están más o menos equipadas y el resto permanecen olvidadas desde hace muchas décadas (algunas incluso no cuentan con repeticiones).

La roca de Mezalocha es, en general, de muy mala calidad, pero el entorno y la estética de las paredes hacen de este lugar digno de visitar alguna vez. Como pasa en todos los sitios, las líneas más lógicas y atractivas ya están abiertas, aunque muchas de ellas hayan caído en el olvido. Lo lógico sería acondicionar esos itinerarios, pero visto cómo están las cosas últimamente, no hemos querido arriesgarnos con esta opción (aunque hubiéramos contado con el permiso de los aperturistas), porque hoy en día es fácil que un grupo de "iluminados" organicen un comité en defensa de la escalada tradicional en Mezalocha  y te desmonten tu trabajo; lo que está pasando en Riglos...

Así pues, nos planteamos abrir dos vías completamente nuevas, y hacerlo cerca de la vía "Original" de la Peña del Moro, que está ya bien equipada y bastante saneada, para que los escaladores que vayan a esa zona puedan completar un atractivo día de escalada haciendo tres vías.

Las vías abiertas son originales y creo que atractivas. Hemos saneado muchísimo, pero sigue habiendo tierra y cascarilla en algunas presas y repisas. La roca hay que tratarla, de momento, con precaución porque algún canto todavía puede romperse; pero el generoso equipamiento hace que se pueda subir sin problemas.

Las vías son rapelables en dos tiradas, pero si no se va a regresar al pie de vía, es mejor bajar andando.

La dificultad de las dos vías es parecida. En la "Sueño Vertical", el mejor largo es el último. En la "Pandora", el más atarctivo es el segundo.

Peña del Moro (la de color rojizo), vista desde el otro lado del pantano

Reseñas

Os animo a conocer una de las zonas más antigua de escalada de la Provincia de Zaragoza, aunque también sea la más descuidada y olvidada. El que vayan buscando placas compactas tipo Morata, que se olvide de Mezalocha, pero el que quiera conocer un sitio original y con historia, ahora lo tiene más fácil. No dudo que los detractores de nuestro estilo de equipamiento volverán a manifestar su desazón con estas vías (después de escalarlas, claro...), pero les digo lo de siempre: ahí ha estado Mezalocha desde los años 50; y que les den...

P.D. El acceso al pie de vía de la vía "Polvitos en el Aire" no es posible porque el pantano está al 100% de su capacidad. Si alguien quisiera hacerla, la única opción es subir andando hasta la cima y rapelar la pared.

sábado, 27 de octubre de 2018

Aquí seguimos, a pesar de todo...

Hace casi cinco años que comenzamos nuestra aventura como equipadores de vías, y tres años y medio que lanzamos este blog. Ha sido una etapa con momentos buenos y con momentos malos, de palabras de agradecimiento y de insultos; en fin, de alegrías y penas. Pero aquí seguimos y seguiremos mientras nos apetezca. No somos inmunes a las críticas, pero seguimos con ánimo.

Me ha sorprendido que mi anterior entrada en este blog, titulada "Inquisidores progres", haya sido una de las más visitadas hasta ahora, con bastantes miles de lecturas. Y también ha sido una grata sorpresa la gran cantidad de apoyos que he recibido personalmente de escaladores de todo tipo y procedencia. Y es ese apoyo de personas anónimas que siento detrás, lo que me anima a seguir expresando mis opiniones por escrito. Algunos amigos me dicen que no "entre al trapo", que lo mejor es no hacer caso a las críticas y seguir a lo nuestro, porque irritar a las "bestias" nunca sabes cómo puede acabar... Pero para esto yo debo ser muy "maño" y no quiero que la opinión de una mayoría silenciosa, que solo busca disfrutar de la escalada, quede oculta por las maniobras y ataques de algunos individuos. Como suele pasar en muchas facetas de la vida, los que más gritan y se hacen notar no representan a la mayoría.

Hoy en día, cuando te planteas abrir o restaurar una vía, hay que tener mucho cuidado para no crearte problemas:

Si se trata de una vía nueva, lo primero es enterarse de si la zona se la han apropiado ya escaladores que practican un estilo diferente de aseguramiento. Estas personas son las que representan el orgullo, la vanidad, la soberbia y el narcisismo. Si no te andas con cuidado, la vía tiene los días contados. Bueno, realmente no es así del todo, porque seguro que luego alguno aprovecha tu trabajo previo de elección de itinerario, limpieza y algún seguro de los que colocaste, para escalar ese mismo itinerario (ya sea manteniendo el nombre que tu pusiste o cambiándolo) y decir que se podía subir por allí sin colocar tantos seguros. Eso ya lo sabíamos todos... También hay gente que escala vías de de octavo grado sin cuerdas... 

Cuando se trata de restaurar una vía antigua, es cuando la cosa se complica más. Aunque tengas el permiso de los aperturistas, o de su familia y antiguos compañeros de escalada (en el caso de que hubieran fallecido), lo tienes crudo... Aquí es donde entran en acción los que yo llamaba "inquisidores progres". Son un grupo de gente, que se creen los salvadores de la historia, que deben aprobar tu proyecto y la forma de llevarlo a cabo. Da igual que fuera una vía "cutre", con mala roca y olvidada desde hace décadas; ahora será considerada "patrimonio de la humanidad" y su restauración será algo de suma trascendencia para preservar la esencia de la escalada. 

Por último, cuando abres una vía en una zona que no está en una zona reservada a los "pata negra", lo normal es solo tener que hacer frente a las críticas habituales: que si es una ferrata, que si no tienes el nivel que no te metas allí, que si se va a masificar la zona y otras lindeces peores. Pero no te fíes, porque pueden aparecer los "robachapas" y limpiarte la vía porque si... Se me olvidaba, tampoco se te ocurra cruzar o pasar cerca de algún itinerario ya existente, porque te dirán que con tu estilo estás desvirtuando la ruta antigua.

Lo que sorprende es que, a pesar de conocer nuestro estilo de equipamiento, muchos de los que lo critican son los primeros en ir a escalar nuestras vías con sus amigos y/o clientes (si, algunos guías no tienen reparo en ganarse la vida en vías que desprecian públicamente). Será que lo hacen para criticar con conocimiento de causa o ver si hemos cambiado de estilo, jajaja...

Siempre me he considerado un escalador mediocre, y llevo 40 años subiendo por las paredes como he podido. El que alguien escale un grado de dificultad más no le hace salir de ese pelotón de mediocres... Creo que los escaladores buenos de verdad son aquellos que no miran para atrás y critican lo que hacen otros. Cuando escalo una vía equipada por otras personas me puede gustar más o menos, y puedo decidir que nunca más iré a una vía abierta por esa gente, pero no insulto ni me dedico a atacarles.

Como veis, abrir o restaurar vías de escalada de forma segura y al alcance de un escalador medio, se ha convertido en una actividad muy complicada, pero aquí seguimos, a pesar de todo... Algunos deben de estar muy preocupados, porque tras haber organizado varios "comités" para atacar nuestro trabajo, de habernos despreciado, insultado y hasta denunciado, aquí seguimos...