miércoles, 10 de octubre de 2018

Inquisidores "progres"

No, el título de esta entrada no es el nombre de ninguna vía. Por desgracia, tiene una causa menos agradable.

Como los seguidores de este blog ya sabrán, hace unos años nos desmontaron tres vías nuevas que habíamos abierto en Cienfuens. La razón que se adujo fue que en esta zona no se podían permitir vías equipadas para disfrutar, y que el que quisiese escalar en Cienfuens tenía que aceptar la exposición y un nivel de dificultad obligado por encima de la media. Los sumos sacerdotes de la escalada crearon una comisión para redactar unas normas que reestableciesen el "orden". Vetaron la apertura de vías de escalada con nuestro estilo en determinadas zonas, e incluso el uso de paraboles a partir de una determinada altura (prohibición que ellos mismos se pasan por el arco del triunfo cuando les interesa). Todo muy democrático... Nosotros asumimos que llevábamos las de perder, porque frente a los que desmontan vías solo cabe una defensa: pagar con la misma moneda; pero nosotros nunca hemos querido ponernos a su mismo nivel. Para el que le interese saberlo, las chapas de aquellas vías nunca fueron devueltas y los que las desmontaron no dieron la cara. 

Desde entonces, nosotros no hemos dejado de abrir nuevas vías y de restaurar otras antiguas. Con críticas puntuales de algunas personas, pero no hemos tenido problemas destacables; más bien al contrario. Las vías que hemos restaurado han sido siempre vías olvidadas, que no se escalaban desde hace décadas. Cuando los aperturistas estaban vivos, siempre hemos solicitado el permiso de los mismos; y en caso contrario, el de sus familiares y personas que fueron sus amigos y escalaron con ellos.

Una de nuestras últimas restauraciones fue la Vía de los Diedros en la Peña de Don Justo (Riglos). Esta vía ya ni aparecía en las últimas guías de Riglos, y solo tenía algún clavo viejo. Durante unos meses se ha repetido más que en 50 años. Pero tuvimos la mala suerte de que uno de esos "inquisidores" a los que alude el título de esta crónica, pasará por debajo de la pared, viera la línea de paraboles y diera la voz de alarma a sus amigotes. ¡Se había restaurado una vía antigua sin consultar el estilo a utilizar con los "sabios" del lugar! ¡Qué blasfemia! En menos de una semana ya la habían desmontado, sin ni siquiera avisar, y a punto se estuvo de que unos escaladores que fueron a repetirla tuvieran un accidente. En esta ocasión, al menos si que sabemos quiénes han sido los autores materiales de los hechos. Contactamos con ellos y nos dijeron que nos devolverían las chapas, pero parece que se lo han pensado mejor y ahora se han echado para atrás. No sabemos qué nueva idea se les ha cruzado en su cabeza...

Pero la cosa no acaba aquí!!! Han vuelto a crear otro "comité", que tiene por objeto establecer los criterios para restaurar vías antiguas (en Riglos y Peña Ruaba) e, incluso, decidir si algunas de las vías restauradas los últimos años deben ser desmontadas también. Para rematar la faena, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, también están poniendo en cuestión nuevas vías que hemos abierto y que dicen que pasan cerca de otras antiguas o las cruzan. Demencial, ¿verdad?

He de reconocer que nos invitaron a participar en el citado Comité, pero no aceptamos el ofrecimiento porque nos temíamos que iba a ser un tribunal inquisidor, donde casi todos los jueces irían contra uno. Y no nos equivocamos... La comisión está formada por un grupo de personas con intereses variopintos, que van desde la envidia al afán de protagonismo, pasando por alguno con alguna espina clavada de episodios anteriores. Estoy seguro de que también hay en ese comité gente que pasaba por allí y/o que van con buenas intenciones, pero tengo la impresión de que está siendo manejado por alguna/s persona/s con intereses concretos. Lo de "inquisidores" les va como anillo al dedo, porque un pequeño grupo de personas pretende juzgar e imponer su criterio a la mayoría de la comunidad escaladora. Y lo de "progres" viene a cuento de que se creen unos defensores de la libertad y de otras cosas muy bonitas, cuando no lo son.

Una reflexión muy adecuada en estos casos es ver cómo equipan estos inquisidores en Riglos y Ruaba cuando abren una vía nueva. La respuesta es contundente: las dejan equipadas completamente (o casi) con paraboles!!! Con los seguros más o menos alejados de como lo podamos hacer nosotros, pero equipadas. Entonces, ¿de qué va esto? ¿Por qué se la cogen con papel de fumar con las vías antiguas? No tienen una respuesta coherente a esta pregunta. Si de verdad quieren mantener el espíritu de aventura de los aperturistas, que se aten a la cintura con una cuerda de cáñamo, cojan un buen puñado de clavos y un martillo, se pongan unas alpargatas de cáñamo y demuestren lo valientes que son.

Una cosa si que ya ha conseguido esta Comisión, es que nosotros ya no vamos a restaurar más vías y solo nos dedicaremos a abrir nuevos itinerarios; lejos de los gilipollas... Las restauraciones que las hagan ellos, aunque las pocas que han hecho algunos de estos exaltados han sido un fracaso, a la vista de la opinión de la gente y del número de repeticiones con las que cuentan. En Riglos, muchas de las vías que ahora están completamente equipadas y que son clásicas, se quedaron prácticamente desequipadas tras su apertura y con los años fueron mejorando su equipamiento. ¿Habría que quitar ahora seguros para dejarlas todas con el estilo que propugnan esta banda de sumos sacerdotes?

Pero que no tensen más la cuerda, porque la mayor parte de los escaladores son gente tranquila que solo quiere disfrutar de la montaña, pero como ha ocurrido en otros aspectos de la vida, todo tiene unos límites y puede llegar un momento en el que la capacidad de aguante llegue a su tope y los "inquisidores" se encuentren con la horma de su zapato.

En esta entrada del blog voy a eliminar la posibilidad de hacer comentarios, porque no quiero que esto se convierta en una pelea que no lleve a ninguna parte. Además, es un medio de difusión particular y lo gestionamos como nos parece oportuno.

lunes, 24 de septiembre de 2018

"Obsesión Permanente" (Mallo San Jorge - Vadiello)

Desde hacía tiempo, me apetecía abrir una vía en Vadiello. Yo había escalado alguna vez en la zona, pero hace bastantes años. La maravillosa vista que se tiene de Vadiello desde el camino por el que se aproxima a Peña Predicadera (zona en la que hemos equipado bastantes rutas) aún me animó más.

Vista desde el acceso a Peña Predicadera

En la actualidad, creo que el 99% de los escaladores que van a Vadiello lo hacen a la "Pared del Muerto", una pared de roca caliza, nada representativa del conglomerado típico del lugar. Es un muro de unos 30-40 metros situado encima de la carretera. Y las vías de largos, están casi completamente olvidadas. Hace unos años se restauraron una ruta al "Puro" y otra a la "Mitra", pero con un estilo que yo no comparto y que no suscita atractivo entre los posibles escaladores. La gente que conozco y las ha hecho las "tachan" y se olvidan para siempre con una sensación de alivio...

Un día coincidí, por casualidad, con uno de los aperturistas de la vía "Obsesión Permanente", y me sugirió la posibilidad de que la restaurase. Yo le comenté que si lo hacía lo haría a mi estilo y estuvo de acuerdo, porque era seguidor de las vías que íbamos equipando. Esta ruta fue abierta en el año 1984 por J. Valle, A. Sesé, J. Lasús y J. Beroiz. Conseguí contactar con otros dos de los aperturistas y también me dieron su aprobación. 

La temporada de escalada en el Mallo San Jorge es corta: desde el 1 de agosto hasta el 30 de noviembre; el resto está prohibido escalar para la protección de las aves. Sin embargo, en el Puro y en la Mitra (que flanquean al Mallo San Jorge) se puede escalar todo el año. ¿Y eso? Supongo que el hecho de que hubiese dos vías "restauradas" en esos mallos algo tendría que ver en las negociaciones entre el Gobierno de Aragón y la Federación Aragonesa de Montaña a la hora de establecer las zonas de restricción...

El hecho es que empecé el trabajo de restauración en el otoño del año 2017 y lo he finalizado recientemente. La vía figuraba como completamente equipada con espits. Pero lo que me encontré equipado fueron los tramos de Ae. En los tramos de escalada en libre los seguros brillaban por su ausencia... Algún espit en los tramos de V+ (graduación antigua) y nada más. ¡Qué valor había que tener para escalar esta vía! Supongo que por eso el número de ascensiones conocidas se pueden contar con los dedos de una mano. Un famoso escalador francés que la repitió, dijo que pasó más miedo que en la Vía del Pájaro de Riglos (antes de ser restaurada)

Para efectuar el reequipamiento me empecé basando en el croquis que hizo Picazo tras su escalada. Posteriormente, hablando con los aperturistas, me di cuenta de que el inicio de la vía original no coincidía con el que efectuó Picazo, que en vez de seguir el filo del espolón, inició la ascensión en una canal más a la izquierda, para luego efectuar una travesía. Como ya había equipado esos largos y me parecían bonitos, decidí dejar esa "variante". Además, se podían hacer en libre, y como en el resto de la vía ya hay bastantes tramos de Ae, me pareció que era una buena idea. El único inconveniente, es que después de unos días de lluvia, los primeros metros del largo 1 están mojados (aunque se puede subir en A0). Más adelante, no descarto equipar la entrada original.

Algo parecido me ocurrió con la aproximación hasta el pie de vía. Los aperturistas subieron directos desde el final de la carretera (debajo de la Mitra), trepando por unas placas de roca. Yo elegí utilizar el camino de la subida normal al Mallo San Jorge y luego atravesar por el bosque, pasando debajo del Puro.

Es una vía que no gustará a todo el mundo, porque hay bastantes tramos de Ae y la roca es delicada en algunos sitios. Pero el ambiente de la escalada es espectacular, y el conjunto de la actividad, contando la aproximación y el descenso, dan como resultado una actividad que a mi me parece muy bonita. Además, es la única vía larga de Vadiello bien equipada. Como en casi todas las vías que equipamos, surgirán seguidores y detractores, pero espero que sirva para recuperar una zona de escalada bastante "muerta". Y si te descuidas, igual surge un grupo de escaladores que quieren hacer un comité para establecer unas reglas sobre restauración de vías antiguas en Vadiello... Que algunos ya sabemos cómo funciona este mundillo...

El coche se deja en el Parking señalizado que hay justo antes de la Presa. Al otro lado de la carretera, hay un edificio propiedad del Ministerio de Medio Ambiente, que también dispone de espacio de aparcamiento. Subir por un sendero justo antes del citado edificio. Es la subida normal al Mallo San Jorge y al Pico Borón. Seguirlo durante unos 20 minutos, hasta llegar debajo de un resalte rocoso de unos 10 metros de altura y coger un sendero que sale a la derecha y que se identifica por un gran hito. Si nos pasamos del desvío, nos daremos cuenta porque enseguida llegaríamos a una canal en la que hay que trepar un poco. Continuar otros 20 minutos por el citado desvío, que va llaneando por el bosque, cerca de las paredes, y que está balizado con hitos. Ya estamos en el pie de vía.

Vista desde el parking
Inicio camino desde parking (las fechas del cartel no están actualizadas)
Espolón antes del cual nos debemos desviar a la derecha
Hito que señala el desvío para salir del sendero principal

El croquis que se adjunta está realizado sobre uno que aparece en el libro "Vías de escalada de la Sierra de Guara", escrito por José Javier Vicente y Javier Oliván, y publicado en el año 1993. Los grados son orientativos. En los largos que se indica V/Ae, quiere decir que se alternan tramos de IV+/V/V+ y de Ae. 


Para descender, desde el final de la vía subimos andando unos 20 metros. En este punto tenemos la opción de ir a la derecha, para buscar una cuerda fija y unas clavijas antiguas (algo expuesto), o subir hasta la cima y hacer, desde muy cerca de la misma, un rapel de unos 35 metros que nos llevará justo al mismo punto que la opción anterior. A partir de ahí, seguir los hitos que en unos 5 minutos nos llevarán al camino principal y en otros 30 minutos al coche.

Las reuniones están equipadas con anillas por si se desea abandonar. El descenso de la R4 a la R3 no se puede hacer directamente: se debe bajar hasta dos chapas que hay antes de la panza que tiene el largo y deshacer escalando el tramo horizontal de unos 10 metros que rodea el espolón. Desde la R3, un rapel directo de 50 metros nos lleva al suelo (aunque también hay otro punto de rapel intermedio para los que vayan con cuerdas más cortas).

miércoles, 5 de septiembre de 2018

Restauración "Polvitos en el Aire" (Mezalocha)

Aprovechando que desde el 1 de septiembre ya se puede escalar en Mezalocha, acabo de colocar las 5 chapas que un Agente de Protección de la Naturaleza quitó en el primer largo de la vía "Polvitos en el Aire". Por lo menos, no hundió los tacos y no ha sido necesario taladrar de nuevo.

Hasta donde he podido averiguar, sigue sin publicarse una Resolución válida que oficialice la prohibición de escalar, y tampoco se han colocado carteles advirtiendo de la misma. Pero bueno... respetemos las indicaciones que nos han dado...

El pantano de Mezalocha, que yo creía que lo mantenían siempre sin agua, se llenó esta primavera completamente. En la actualidad, el nivel ha bajado y se puede llegar hasta el pie de vía sin problemas.

El inicio de la pista de acceso se ha deteriorado un poco con las lluvias, pero sigue siendo transitable para coches. Pasada la primera cuesta, el camino mejora y está bastante bien.

Solo espero que cuando comience de nuevo la prohibición temporal (si es que se renueva) no se tome una medida tan drástica como quitar chapas de nuevo. Además sigo teniendo la duda de por qué solo se hizo esto en nuestra vía, cuando hay más itinerarios equipados en la zona, incluso de estilo deportivo. Cosas de la vida...

domingo, 17 de junio de 2018

Mafalda (Peña Ruaba)

Hace unos años, intenté escalar con un amigo el Espolón Noreste de Peña Ruaba. Hicimos unos largos y nos bajamos rapelando de unos arbustos. No conseguimos averiguar por dónde continuaba la vía y, en cualquier caso, las opciones parecían muy expuestas. La verdad es que se trata de una de las vías de Peña Ruaba de las que hay menos información. No llegamos ni a encontrar un croquis de la ruta, más allá de esas descripciones literarias que se estilaban hace unas décadas y con las que te volvías loco intentando buscar los diedros, viras, fisuras, etc. que se suponía debían estar allí. Los IV y V grados, y la roca buena que relataba la guía antigua de Riglos no los vimos por ningún lado... Por otra parte, de espolón aquello no tiene nada cuando te pones debajo, pues se trata de un gran muro con una ligera curvatura, que de lejos le da ese aspecto de espolón.

Aproximádamente, la vía va por el espolón que se recorta en el horizonte a la derecha
Aquella intentona nos descubrió una zona que no conocíamos de este macizo y que estaba olvidada por los escaladores. Si ya teníamos abiertas dos vías en esta parte de Peña Ruaba (Tierra de Dragones y Abrazo al Vacío), ¿por qué no intentar una tercera y hacer una trilogía (palabra que me encanta...) Poco a poco, espaciando los ataques a la Pared, fuimos dando forma a la vía "Mafalda". Tras nuestras varias subidas y bajadas, creo que ya sabemos por donde va la vía original del Espolón NE (por cierto, se ven tramos con mucha vegetación y muy cutres). Podríamos decir que la Mafalda endereza el citado itinerario y se acerca más al supuesto espolón: empieza a la derecha de la otra; en el tercer largo se cruzan; en la parte central del espolón va más a la izquierda; en los largos 9 y 10 es probable que se junten; y en las dos tiradas finales nuestra vía se va a la derecha (podríamos haber salido por el mismo sitio, pero hemos querido separar las vías, especialmente ahora que otro escalador ha restaurado -con un estilo más aventurero- la vía del Gran Diedro, que aprovecha los últimos 60 metros de la del Espolón). Esta salida, tiene la ventaja añadida de que la posible caída de piedras no va a parar a los escaladores que puedan estar en la vía Abrazo al Vacío.

El coche se deja en el parking común para todas las vías de esta cara orientada al río Gállego. Seguir la pista no apta para vehículos hasta el final de la misma (unos 15 minutos). Continuar por el sendero que sale hacia la izquierda (hito). Proseguir por el mismo unos 2-3 minutos, hasta una bifurcación en la que hay un hito: el camino más marcado y que tiene tendencia a subir es el que lleva a las vías existentes hasta ahora; pero para ir a la Mafalda se debe coger el sendero que se dibuja a la derecha y en ligero descenso (En un pequeño pino hemos colgado un discreto cordino. No hemos puesto un hito, para no confundir con el otro camino) Seguir los hitos que si hemos colocado más adelante y las trazas de camino hasta el pie de la vía (unos 35 minutos desde el coche)



En la vía se pueden diferenciar tres zonas: el gran resalte inicial de unos 100 metros de altura, los 5 largos centrales, y las 4 tiradas de salida con tramos más tumbados. La pared solo llega a la vertical en tramos aislados, y no hay panzas. La escalada es más sobre muros y placas.


Hemos saneado la roca bastante, pero hasta que se escale varias veces habrá que subir con un poco de cuidado en algún tramo (es lo que tiene el conglomerado...) Lo que más puede molestar hasta que no llueva, es la tierra que ha quedado esparcida  en algunos largos, después de eliminar las entostas de roca dudosa que había. Los grados en libre de la reseña son orientativos.

Debido a su orientación NE, la insolación dependerá de la época del año en la que nos encontremos. Ahora, a final de primavera, nos dará el sol durante casi toda la escalada.

Estamos contentos de cómo ha quedado la vía, pues al principio teníamos nuestras dudas. Los casi 400 metros de la ruta harán que nos vayamos satisfechos a casa. A destacar, de momento, el atractivo que supone escalar solos en esta gran pared, sin vías próximas.

El descenso se realiza andando, por el itinerario común al resto de vías de esa cara de Peña Ruaba (1 hora) Todas las reuniones son rapelables, en caso de necesidad.

miércoles, 28 de marzo de 2018

Prohibición temporal de escalada en Mezalocha

En la anterior entrada de este blog se suscitó la duda de si se podía escalar o no en Mezalocha, en las fechas en las que nos encontramos.

Me puse en contacto con la Federación Aragonesa de Montaña para ver si me podían aclarar la situación. Hoy acabo de recibir un correo de la FAM, que tras contactar con la Dirección de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón me ha trasmitido lo siguiente:

"Hemos tratado el tema con la Dirección Provincial de Medio Ambiente.
A pesar de que la regulación se estableció hasta el 2015, se ha detectado nidificación del Alimoche en la zona, por lo que se mantendrá la vigencia de la regulación en las fechas iniciales. En breves saldrá la Resolución.
Sobre la cartelería en la zona, actualmente no existen fondos para actualizarla"

Así pues, hasta el 1 de septiembre no se podrá escalar en Mezalocha. Mi intención es volver a colocar las chapas que quitó el "forestal" en el primer largo de la vía "Polvitos en el Aire", en cuanto las fechas lo permitan. Informaré cuando lo haga.

Aunque algunos me criticarán, no puedo dejar de dar mi opinión personal: yo creo que no estaba previsto publicar ninguna Resolución (motivos se me ocurren varios, pero me los reservo), aunque al haber sacado a la luz el tema, se verán en la obligación de hacerlo.

Un saludo y a disfrutar de la escalada.

lunes, 12 de marzo de 2018

Polvitos en el Aire (Mezalocha)

Como comenté en nuestra anterior entrada, teníamos intención de abrir una nueva vía en Mezalocha. Y ya lo hemos hecho!!!

Tras leerme la guía de Fernando Orús y recorrer el entorno del pantano, tuve claro enseguida dónde quería abrirla: en la Pared más alta de Mezalocha y en una de las más estéticas, la Peña Alta. La base de esta pared está por debajo del nivel máximo de llenado del pantano, pero desde hace tiempo, la presa sufre problemas estructurales y está casi vacía. Así que no creo que haya problemas de acceso nunca. 


La Pared está en la cola del Pantano, y el acceso más cómodo es el siguiente: Pasar de largo la entrada a Mezalocha. Continuar 900 metros por la carretera que conduce a Villanueva de Huerva (se pasa por delante de una explotación de áridos, y a la salida de la cuarta curva nace una pista a la izquierda -ir despacio para no pasársela-). Seguir la pista, en un estado aceptable y apta para turismos (si se circula despacio) durante 2,5 Km. Durante el trayecto podremos disfrutar de unas vistas espectaculares de casi todas las zonas de escalada de Mezalocha. Aparcar cerca de unas colmenas de abejas. También se puede dejar el coche unos 100 metros antes, al finalizar un campo de almendros, pues a la bajada pasaremos por ese lugar.

Desde el coche, llegaremos a la base de la Pared en unos 10 minutos, siguiendo unos hitos y trazas de sendero en sentido descendente hasta el pantano. La vía comienza en un gran diedro, y a la izquierda del mismo hay pintado un gran rótulo de "coto de caza".

En esta pared hubo varios intentos de apertura, pero la única vía conocida es la "Magali", abierta en el año 1985 por Fernando Orús y Gregorio Martínez Villén. Nuestra vía comparte algunos tramos del primer largo con el citado itinerario y su R1. La "Magali" sube casi todo el largo por el paño de la derecha del diedro y la "Polvitos en el Aire" aprovecha continuamente el diedro. A partir de la primera reunión se separan de forma definitiva.
Reseña realizada sobre un croquis de Fernando Orús
El primer largo de la vía es el que tenía peor roca. Se ha limpiado muchísimo, pero sigue teniendo algo de tierra. Como está bajo unos techos, no es fácil que la lluvia lo limpie y deberá el paso de las cordadas el que termine de hacerlo.
Largo 1
En el segundo largo la roca mejora. La primera parte continúa el diedro del L1, y luego comienza una bonita y aérea travesía horizontal, bajo unos enormes techos.
Largo 2
El largo tercero transcurre por un diedro oblicuo. El paso de inicio no conseguimos liberarlo, pero supongo que se puede lograr. Luego ya es más escalable.
Largo 3
El cuarto largo empieza por un atlético diedro vertical, supera un techo por la derecha y continua hasta la reunión por unos grandes bloques.

El quinto largo es más difícil y continuo, y va siguiendo una serie de diedros inclinados y desplomados. Ambiente "ordesiano".

El último largo empieza con una bonita escalada atlética por grandes bloques, pero a la mitad se pone más difícil porque casi no hay agarres y son muy romos.

Las reuniones no son cómodas ninguna. El tacto de la roca es como "lavado" en algunos tramos; y hace falta que pasen más cordadas para que se termine de limpiar después del trabajo de saneo realizado. Al margen de estos inconvenientes, la vía es espectacular. Aquellos que vayan bien de grado pueden disfrutarla muchísimo. Se trata de una vía única en Mezalocha, por su equipamiento, por lo audaz de su trazado y por su estética. A unos les gustará el estilo y otros dirán que tiene muchas chapas, pero lo que yo digo: ahí ha estado muchos años sin que nadie se fijase en ella... Y su vecina no se si contará con alguna repetición, al margen de varios abandonos que se intuyen. 

El descenso se hace continuando por la cima de la Peña hacia la derecha (trazas de sendero). Al llegar a la altura de un campo de cultivo, contornearlo e ir bajando hacia la izquierda en busca de un falso collado donde comienza un barranco suave. Seguir hacia un campo de olivos y enseguida se llega a la pista de acceso (unos 10 minutos hasta el coche)

Para concluir, no olvidéis que Mezalocha se caracteriza por su pésima roca. Nosotros hemos limpiado muchísimo nuestra vía y la hemos equipado generosamente para que se pueda escalar sin sufrir, pero no hay que bajar la guardia. Yo creo que bien merece una visita!!!

miércoles, 7 de marzo de 2018

Vía Original Peña del Moro (Mezalocha)

Mezalocha es una zona de escalada cercana a Zaragoza (unos 35 Km.) que tuvo su época de esplendor hace ya bastantes décadas. Si por algo es famosa Mezalocha es por la mala calidad de la roca, lo que ha hecho que las nuevas generaciones de escaladores casi ni sepan de su existencia. Ha habido varios intentos de darle una nueva vida, pero no se consiguió. Algunas de las vías clásicas fueron equipadas con paraboles en la década de los 90, pero se hicieron con el estilo de esa época (seguros escasos que ahuyentaban a escaladores de nivel medio no acostumbrados al lugar) y no se saneó adecuadamente la roca para que la escalada fuera menos expuesta. Y es una pena, porque el lugar es muy bonito... La roca tiene alguna similitud con la de los Dolomitas y las formas también recuerdan a las paredes de Ordesa. Todo ello en un paisaje árido, que te hace pensar en las montañosas del Norte de África.

La única guía que existe de Mezalocha la confeccionó de forma altruista Fernando Orús en el año 2007. Es un gran trabajo el que realizó este gran escalador y escritor de otras guías de escalada. Pongo un enlace a la citada guía en formato "pdf": http://www.evaragon.com/Almacen/MezalochaViasDeEscalada.pdf
Merece la pena leerla para conocer mejor el lugar y su historia.

Después de muchos años sin escalar en Mezalocha, se nos ocurrió recientemente darnos una vuelta por allí para recordar viejos tiempos. Hicimos una de las vías más clásicas: la Vía Original a la Peña del Moro. Fuimos con la intención de sanear lo más posible la roca y de eliminar la vegetación que había crecido, y creo que ahora ha quedado bastante aceptable, dentro de las posibilidades del lugar. Había algún parabolt que no parecía en buen estado y decidimos quitar alguna chapa y probar cómo se encontraba el taco. Al darle con el martillo de forma lateral, vimos cómo se rompían con facilidad. No sabemos si era deterioro por el paso de los años o que el material era muy frágil. Como nos quedamos preocupados, decidimos ir otro día y sustituir todos los seguros, incluidas las reuniones. En el largo 1 cambiamos de ubicación casi todas las chapas para reducir el rozamiento.

El coche se deja al final de la pista que lleva al pantano. Cuando se llega a la entrada del pueblo de Mezalocha, hay indicadas dos posibilidades para acceder al pantano: una por el centro del pueblo (derecha) y otra por la periferia (izquierda). Yo recomiendo utilizar esta última, pues la otra es más difícil de seguir y hay alguna señal dentro del pueblo confusa. Al regreso, es más sencillo e intuitivo ir por el centro del pueblo.

Peña del Moro en el centro (Peña del Águila a la izquierda)

La aproximación hasta el pie de vía se hace siguiendo algún hito y las trazas de un sendero que bordea el pantano. La vía está equipada para rapelar, pero si no se va a escalar otra vía cercana, no merece la pena y es mejor bajar andando. La guía indica la bajada normal por el primer barranco que nos encontramos a la izquierda (entre la Peña del Moro y la Peña del Águila), pero no la recomiendo; no es fácil de seguir y tiene tramos expuestos. Es mejor ir un poco más en dirección a la presa por la parte alta, bordeando la Peña del Águila, y descender de forma evidente por unas pedreras.

Adjunto una reseña con las graduaciones que nos parecen más actuales. La vía está dividida en 4 largos, pero se pueden empalmar varios de ellos si se desea. La roca está pulida en algunos tramos de los largos centrales.


En el pie de vía hay dibujada una flecha, junto a un parabolt previsto para que el asegurador se ancle al mismo (operación que no se suele hacer pero que creo es recomendable si hay opciones para ello)

Animo a ir a conocer el lugar. La vía se hace corta y te quedas con ganas de escalar más. El resto de vías clásicas equipadas a mi no me convencen tal como están ahora (Edil, etc.). Nosotros tenemos una vía nueva ya casi terminada en otra pared de Mezalocha y en breve la publicaremos. 


martes, 2 de enero de 2018

Afrodita (Peña Predicadera)

Tras haber abierto tres vías nuevas y haber colaborado en la restauración de alguna otra en Peña Predicadera, no teníamos intención de equipar más rutas en la zona. Pero recientemente, tras repetir el "Jabalí Errante" y el "Espolón Starlux" con un amigo que no conocía esta pared, nos fijamos en la canal que separa ambas vías y pensamos que quizás podría abrirse por allí un nuevo itinerario.

A las pocas semanas nos acercamos a observar más en detalle el lugar y nos pusimos manos a la obra de forma inmediata. Había llovido recientemente y bajaba agua por el fondo de la canal, pero la parte por la que parecía más lógico ascender estaba seca. La calidad de la roca es excelente, y eso nos permitió equipar la vía en poco tiempo. El resultado ha sido 5 bonitos y originales largos, con una dificultad homogénea y no muy alta.
Itinerario de la vía señalado con puntos rojos
Para el que no conozca la zona, pongo tres enlaces a sus correspondientes blogs, en los que se indica cómo llegar a la Pared:
Los escaladores que han ido pasando estos últimos años han ido mejorando la señalización del camino e introduciendo algunas variantes, que si no se conocen pueden llevar a confusión. Explico seguidamente cuál es, para mi, el acceso más rápido: 
Cuando la pista que hemos seguido desde el parking finaliza en un frondoso barranco y se convierte en un sendero, encontramos un hito que señaliza un camino que sale a mano izquierda (Recto, se ve otro hito y otras trazas de sendero, que también lleva hasta la base de la Pared. Este camino está igualmente señalizado y es más cómodo, pero más largo. Puede ser recomendable para cuando ha llovido mucho y el otro acceso está muy mojado). Si seguimos este camino que sale a la izquierda, enseguida llegaremos a una repisa horizontal en la que hay hitos que van tanto a la izquierda como a la derecha. Los de la izquierda indican la aproximación para las vías de la parte inferior e izquierda de la Pared; pero en nuestro caso debemos de seguir los que continúan hacia la derecha. 
Cuando estamos ya cerca de la Pared, aparecen hitos que van en tres direcciones divergentes y que señalizan el acceso a diferentes secciones. En nuestro caso, debemos ir por el centro. Cuando estemos ya en la base del espolón en el que comienza la vía "Jabalí Errante", contornear por la losa de piedra hacia la izquierda bajando un poco. Se debe buscar una cuerda fija que es la que facilita el descenso hasta el inicio de "Afrodita".



Largo 1: Bonita chimenea con algún paso aislado que te hace pensar un poco más. Al final, se sale de la canal y se asciende por el muro de la derecha. 35 metros. V/V+.
Largo 2: Salir de la reunión en diagonal derecha (en la vertical de la reunión se puede subir, pero es más difícil) y luego continuar recto. 25 metros. V grado.
Largo 3: Introducirse de nuevo en la canal y ascender por un tramo que recuerda a los típicos barrancos de la Sierra de Guara. 35 metros. IV/IV+.
Largo 4: Dejamos las distintas canales que salen del pequeño y precioso circo rocoso en el que está la R3 y continuamos por el espolón central. Hay algún paso aislado que te obliga a pensar y posicionarte bien de pies. En el tramo final sale un pequeño desplome, que se supera bien gracias a las buenas presas que tiene. 35 metros. V/V+.
Largo 5: La salida de la reunión tiene un paso difícil (6a+), pero no obligado. El resto del largo es muy bonito. 35 metros. V/V+.

Largo 3
Inicio largo 4
La vía es rapelable. Pero si no hemos dejado material a pie de vía y no tenemos previsto escalar más, es recomendable y más rápido bajar andando por un sendero muy bien señalizado. Si rapelamos se puede hacer con una cuerda de 60 metros, pues en los largos de 35 metros las cuerdas llegan (aunque justas). Si lo deseamos, se pueden hacer tiradas más largas y bajar hasta el suelo en tres rapeles (L4+L5, L3 y L1+L2).

Pensamos que ha quedado una vía muy atractiva: original en su trazado, roca excelente, bien asegurada, variada y divertida. Para los curiosos, decir que Afrodita era la diosa griega del amor, la pasión y el deseo. ¡Ahí es nada!